Bienvenidos a mi rinconcito personal. Este apartado llamado “el aeropuerto” está destinado al “punto de partida” para mi portafolio, en el que escribiré acerca de mí y de todas mis expectativas. ¡Allá vamos!

                

           Me llamo Laura y soy de Barcelona. Siempre he sido una apasionada de los viajes, por lo que puedo decir que soy una afortunada por haber tenido la oportunidad de recorrer varios países y poder vivir experiencias magníficas. Siempre que comienzo un nuevo proyecto lo comparo con esa espera en el aeropuerto antes de irte de viaje. Los nervios, la inquietud y, sobre todo, las ganas y la emoción de ver lo que pasará. El aeropuerto es ese sitio en el que las emociones están a flor de piel, y es exactamente como me encuentro en este punto.

         Siempre he sabido que los idiomas serían una parte importante de mi vida y como no, me decanté por una carrera puramente de idiomas. Estudié Traducción e Interpretación en la Universitat Autònoma de Barcelona y me especialicé en inglés, italiano y portugués. Por esa razón me embarqué sin pensarlo en la oportunidad de irme un año de Erasmus a la universidad SSML Carlo Bo en Milán. Allí fue precisamente donde me di cuenta de la importancia de enseñar la lengua española a extranjeros y lo mucho que me gustaba enseñar, no solo mi idioma, sino mi cultura. Después de ese año lleno de emociones, empecé a dar clases de inglés en una academia de idiomas de Barcelona, en la que ya llevo actualmente tres años como profesora. Después de finalizar mi grado y con la motivación de emprender el camino de la enseñanza del español, decidí hacer el curso de formación para profesores de español de International House, en el que tuve una experiencia maravillosa. Por último, como quiero oficializar totalmente mis estudios, me decanté por hacer el Máster de ELE en la Universidad de Barcelona en conjunto con la Universidad Pompeu Fabra. En estas diapositivas podéis ver los tres momentos más importantes de los que os acabo de hablar:

previous arrow
next arrow
Slider

        Por lo que respecta a la enseñanza de ELE, este campo ha ido cogiendo fuerza durante estos últimos años y es cada vez más necesaria, por lo que el profesor de español, en mi humilde opinión, debe estar a la altura de las circunstancias. Ser profesor de español no es simplemente enseñar la lengua, sino que debe transmitir también la cultura como ya he dicho anteriormente. Siempre he visto la figura del profesor como un ayudante, esa persona que te acompaña en el camino sin imponer una verdad universal, sin ser alguien a quien temer, como solía ocurrir antiguamente. En relación con esto, creo que el profesor debe crear, junto a sus alumnos, un buen ambiente en clase. Cuanto mejor ambiente haya, más participarán los alumnos y mayor será su aprendizaje. Mi objetivo es ser una profesora que todos mis alumnos recuerden, no solo por haber aprendido con ella la lengua, sino por haber aprendido otra manera de pensar, de ver las cosas y sobre todo, otra cultura.

                

                Puede que algunos crean que por tener experiencia como profesora todo va a ser un coser y cantar. Mi respuesta es: NO. No os voy a mentir, sí creo que es una ventaja haber trabajado de profesora previamente, pero también tiene varias desventajas. Mi reto en este máster es desaprender para volver a aprender algo nuevo. Sí, habéis leído bien. Quiero desaprender. ¿Para qué?, os preguntaréis, pues mi respuesta está clara: quiero desaprender algunos errores que puede que cometa en clase y que no me doy cuenta para aprender otras maneras mejores de llevar la clase. En este momento del Máster es fundamental que tenga la mente abierta y esté receptiva a todo tipo de ideas, ya que quiero nutrirme de todas ellas y sacar lo mejor de mí, este es, sin lugar a duda, el verdadero momento para poder perderme para encontrar el camino.

 

            Qué metas me propongo y hacia dónde me dirijo? Esta misma pregunta me la he ido haciendo durante muchos años sin saber bien la respuesta. Hoy puedo decir que jamás lo había tenido tan claro. En este máster me propongo varios retos para conseguir mi objetivo final:

  • Evaluación: quiero aprender a evaluar mejor y con más criterio.
  • Motivación: es fundamental que los alumnos estén motivados, por lo que me encantaría aprender a crear materiales o diferentes metodologías para conseguirlo.
  • Secuencia y programación: es difícil hacer una secuencia perfecta de clase, pero espero poder aprender a hacerla con buenas ideas e actividades.
  • Ampliación de conocimientos en español: sé que es mi lengua materna, pero muchas veces es difícil saber explicar por qué se dice una cosa y no otra.

           Después de haber conseguido todos estos objetivos, de los cuales os prometo que estoy impaciente por conseguir, tengo claro hacia donde mi dirijo. Siempre he querido ser profesora de español en el extranjero, concretamente en Escocia. Su cultura, sus paisajes  y su gente me enamoraron y no me he podido quitar esa idea de la cabeza. Por último, si esa opción no resultara, me encantaría trabajar también en alguna editorial diseñando materiales. Tengo claro que solo podré conseguirlo trabajando duro y con mucha paciencia, así que estoy impaciente por ver lo que me depara el futuro.

 

Este es solo el principio del viaje que espero que sea maravilloso, ¡nos vemos!