Libro del artista

El libro del artista fue un proyecto creado para la asignatura de Didáctica de los textos literarios. La profesora nos dio vía libre para expresar en este trabajo todo aquello que quisiéramos, por lo que nuestro grupo decidió centrarse en la adquisición del lenguaje y cómo un alumno aprende un idioma.

Este proyecto ha sido para nosotros importante por dos motivos. El primero, hemos podido dar rienda suelta a nuestra imaginación para poder mostrar nuestra percepción del aula de ELE. El segundo, es que no solo se ha tratado en este trabajo la adquisición, sino la multiculturalidad en clase y cómo tratar el error en el aula.

Gracias a este libro del artista nuestro grupo ha podido indagar y reflexionar sobre qué problemas podríamos tener en clase, así como qué cosas son importantes en ella.

En primer lugar, todos los alumnos, incluso los profesores tenemos un comienzo. Puede que no sepamos decir nada, pero siempre sabemos algo. Todos los estudiantes con los que nos hemos encontrado los miembros del grupo, aunque pensaran que no sabían nada, sabían decir “hola” o “adiós”, por lo que hay que animarles a pensar en que saben palabras, saben cosas, y que poco a poco irán adquiriendo aún más.


Las preguntas siempre acechan al estudiante de lenguas extranjeras y debemos verlas como algo positivo. Cuanto más se cuestione el alumno, más podrá reflexionar sobre el lenguaje y sobre su aprendizaje. Es importante transmitirles esta visión a ellos para que no duden en preguntar cuando no entiendan algo. Como profesores, este hecho es algo que nos aterra. Cuando un alumno nos pregunta algo que no sabemos es nuestra peor pesadilla. Debemos calmarlos y comentarles que ahora mismo no lo sabemos, pero que lo consultaremos y el próximo día contestaremos a esa duda.


Cuando el alumno tiene preguntas y el profesor hace su explicación, el alumno poco a poco va relacionando conceptos y entendiendo el porqué de cada cosa, es decir, se le enciende la bombilla del conocimiento. Para nosotros, la adquisición de la lengua tiene una parte, como la del cerebro, más minuciosa y lógica. Por otro lado, consideramos que también tiene un toque divertido, loco y muy imaginativo. Si los alumnos hacen uso de estas dos áreas y empiezan a darle uso, podrán conseguir adquirir el lenguaje.


El error es parte del aprendizaje y, como docentes, deberíamos transmitirle este pensamiento a nuestros estudiantes. El error debería ser visto como algo positivo, como ya comenté en el post anterior, y no como algo malo que se debe evitar a toda costa. Gracias a la producción de errores el alumno recapacita y reflexiona, por lo que aprende más. Los errores que cometemos hoy, son los aciertos del mañana.


Para poder abrir esa puerta llamada conocimiento, debemos experimentar, ver, descubrir, conocer y aprender. Para nosotros estos son los factores clave que deben tener nuestros estudiantes si quieren adquirir un idioma, pues nos permitirán evolucionar en este camino.

                                                                                            .


Aprender una lengua nueva es difícil. Los que somos profesores de idiomas y hemos sido estudiantes anteriormente lo sabemos. La frustración y el cansancio siempre acechan, pero la perseverancia y el trabajo duro nos llevarán a la mejora y a la motivación.


No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.